lunes, 7 de septiembre de 2009

Confusión

A veces, durante algunos momentos, no le temes a nada. Caminas de frente, como tiene que ser, sin pensar demasiado las cosas. Pero de repente llegas a un cruce de caminos y entonces te das cuenta de que tienes que volver a elegir hacia qué lado girar. A veces en la vida también metes la pata. Y aquellos que de verdad te quieren te perdonan. Y sientes la necesidad de llorar, de llorar porque no te mereces todo ese cariño, ni toda esa compresión. Y entonces te empiezas a preguntar sobre cómo y de qué manera quieres tú. Y no terminas de encontrar respuestas, o quizás el miedo y la inseguridad hacen que no aparezcan esas respuestas, que permanezcan escondidas, asustadas. Y sientes eso, confusión. Y más confusión. Sentimientos que se juntan, sentimientos que se agolpan, sentimientos que se enredan y que no se dejan ver...

1 comentario:

  1. Creo que la confusión es uno de los sentimientos que menos me gustan. Más que nada porque parece que no me puedo separar de él. Quizás nos acabamos haciendo amigos intimos..

    ResponderEliminar